CRSR
CRSR
Busque en nuestros contenidos

Fatima

Visitas de la Imagen
de Nuestra Señora
de Fátima

La Virgen de Fátima en peregrinación
¿Ya llegó a su hogar? Muchas bendiciones de María Santísima están siendo obtenidas por los participantes de la Cruzada Reparadora del Santo Rosario que reciben en sus residencias la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima.
> Lea más

 
 
Sexto artículo del Credo
“Subió a los Cielos,
está sentado a la derecha
de Dios Padre todopoderoso”


El Sexto artículo del Credo nos enseña que Jesucristo, cuarenta días después de su resurrección, en presencia de sus discípulos, ascendió por Sí mismo al Cielo; y que, siendo como Dios igual al Padre en la Gloria, como hombre fue elevado por encima de todos los Ángeles y todos los Santos, y constituido Señor de todas las cosas1.

Confirmar en la Fe a los Apóstoles
Después de su resurrección, Jesucristo permaneció cuarenta días en la Tierra antes de ir al Cielo, para probar, con varias apariciones, que verdaderamente había resucitado, y para instruir mejor y confirmar en la verdad de la Fe a los Apóstoles.

Durante ese tiempo, se muestra frecuentemente a sus discípulos para hablarles del reino de Dios; coloca a Pedro a la cabeza de su Iglesia; da a los apóstoles el poder de perdonar los pecados, y los envía a predicar y a bautizar las naciones.

La ascensión a los cielos
Jesucristo subió al Cielo, 1° para tomar posesión de su reino, que había merecido por su muerte; 2º para preparar nuestro lugar en la gloria y ser nuestro Mediador y Abogado juntoal Padre; 3° para enviar el Espíritu Santo a sus Apóstoles.

Terminada la obra de nuestra Redención, Jesús reúne en el monte de los Olivos a sus apóstoles y a un gran número de sus discípulos. Allí, al mediodía, después de haberles prometido otra vez que les enviaría el Espíritu Santo, extiende sus manos para bendecirlos y se eleva glorioso y triunfante hacia los cielos. El aniversario del día en que Jesucristo subió a los cielos se llama la fiesta de la Ascensión.

Se dice de Jesucristo que subió al Cielo, y de su Madre Santísima que fue llevada porque Jesucristo, siendo Hombre-Dios, por virtud propia subió al Cielo; pero su Madre, que era criatura, aunque la más digna de todas, fue elevada al Cielo por virtud de Dios.

A la derecha de Dios Padre
Las palabras está sentado significan la posesión pacífica que Jesucristo tiene en su gloria; y las palabras a la derecha de Dios Padre todopoderoso manifiestan que Él tiene el lugar de honra sobre toda criatura.

“De eso habla el Apóstol: ‘Él ha desplegado en la persona de Cristo, resucitándole de entre los muertos y colocándole a su diestra en los cielos, sobre todo principado, y potestad, y virtud, y dominación’, y sobre todo nombre, por celebrado que sea, no sólo en este siglo, sino también en el venidero. Ha puesto todas las cosas bajo los pies de Él” (Ef. 1, 20).2
Jesucristo, como Dios, es igual al Padre en poder y en gloria; como hombre, participa de la autoridad, de la gloria y de la felicidad de Dios. Él es Rey y Juez; un rey está sentado en su trono, un juez en su tribunal.

Y ahora, ¿dónde está Jesucristo? Como Dios, Jesucristo está en todas partes; como Dios y como hombre, está en el cielo y en el Santísimo Sacramento del altar, en todas las hostias consagradas.3


Notas:
1.Todos los textos que se ven entre comillas pertenecen al Catechismo Maggiore promulgado por San Pió X. Tipografía Vaticana. Roma. 1905, Edizione Ares, Milano.

2.Catecismo de los Párrocos, redactado por decreto del Concilio Tridentino. publicado por orden del Papa S. Pío V, conocido vulgarmente como CATECISMO ROMANO, versión fiel de la edición auténtica de 1566 con nota histórica y análisis crítico por el P. Valdomiro Pires Martins, Editora Vozes, Petrópolis, 1962, 2da. edición, p. 125.

3.La Religión demostrada, P. A. Hillaire, Luis Gili Editorial, Barcelona 1924.

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2010 de la Fundación Argentina del Mañana
diseño web:
::..