CRSR
CRSR
Busque en nuestros contenidos

Fatima

Visitas de la Imagen
de Nuestra Señora
de Fátima

La Virgen de Fátima en peregrinación
¿Ya llegó a su hogar? Muchas bendiciones de María Santísima están siendo obtenidas por los participantes de la Cruzada Reparadora del Santo Rosario que reciben en sus residencias la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima.
> Lea más

 
 

Carlos Saavedra Lamas,
primer Premio Nóbel latinoamericano

Hoy en día, cuando la entrega de los Premio Nóbel de la Paz y Literatura se hallan sujetos a tantos condicionamientos políticos, la figura consular del Dr. Carlos Saavedra Lamas,
surge más fuerte que nunca, como ejemplo de un pasado glorioso que los
argentinos debemos recuperar

El Dr. Carlos Alberto Saavedra Lamas, jurisconsulto y especialista en Derecho Internacional, nació en Buenos Aires el 1 de noviembre de 1878, en el seno de una de las familias más distinguidas de nuestra sociedad (era bisnieto del coronel Cornelio Saavedra). Graduado con honores y medalla de oro en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires de la que fue profesor de Economía Política y Derecho Constitucional y Rector.

Fundador de la cátedra de Sociología de la Facultad de Filosofía y Letras, que también tuvo a su cargo, fue titular de Derecho Público Provincial y de Historia Constitucional en la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la Universidad de La Plata.

En el mes de febrero de 1910 la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires le encomendó una misión diplomática en Roma destinada a contratar los servicios del célebre profesor Luis Luzzati, político y legista que contribuyó a realizar importantes reformas en el gobierno de su país.

Notable Jurisconsulto

Casado con Rosa Sáenz Peña, hija y nieta de dos presidentes de la Nación, instaló su estudio sobre la calle Florida y se especializó en Derecho del Trabajo y Derecho Internacional. En el mes de julio de 1916 tuvo a su cargo la inauguración del Congreso Americano de Ciencias Sociales donde quedó clara la influencia de Juan Bautista Alberdi, Joaquín V. González (de quien fue discípulo) y Woodrow Wilson, presidente de los Estados Unidos.

En 1928 Saavedra Lamas terminó su célebre proyecto del Código Nacional de Trabajo donde presentó en la Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que tuvo notable aceptación y ese mismo año fue designado presidente de la conferencia Internacional del Trabajo que se celebró en Ginebra.

Su carrera política

En 1908 Carlos Saavedra Lamas fue elegido diputado nacional, auspiciando desde su banca la creación de una comisión parlamentaria para la sanción de leyes sociales presidida por su antiguo maestro, Joaquín V. González. También fue suya la iniciativa de un convenio laboral e inmigratorio con el gobierno de Italia pero su proyecto de separar al Colegio Nacional de Buenos Aires de la universidad, fue rechazado por la Cámara el 19 de diciembre de 1914.

En 1915 fue designado ministro de Justicia e Instrucción Pública de la Nación y en 1932 ministro de Relaciones Exteriores y Culto, cartera en la que habría de desarrollar una labor descollante.

Su capacidad de trabajo y reconocida honradez fueron su marca y distintivo, al igual que su señorío y cultura.

Medalla correspondiente
al Premio Nobel

La guerra del Chaco Boreal y
el Pacto Antibélico

En 1932 estalló la guerra entre Bolivia y Paraguay por el control del Chaco Boreal, una estratégica región acuífera y petrolera atravesada por el río Paraguay. La contienda fue sangrienta y duró hasta 1935 con una cifra de bajas realmente alarmante.

Tras largas y arduas negociaciones, se firmó en Buenos Aires el tratado del 21 de julio de 1938, que estableció la paz entre ambas naciones. Fue artífice principal del mismo el Dr. Carlos Saavedra Lamas, por entonces canciller argentino, quien convocó una Conferencia de Paz, logrando su cometido.

Su pericia y mediación determinaron que los contendientes depusiesen su actitud y llegasen a un acuerdo. De ahí surgió el denominado Pacto Antibélico Saavedra Lamas, instrumento jurídico internacional rubricado por más de veinte naciones.

En su artículo 1º, el pacto propugnaba el arreglo pacífico de cualquier diferencia entre naciones, condenando enérgicamente la guerra y en el 2º establecía que las cuestiones territoriales no debían solucionarse por medios violentos y que no se reconocerían las ocupaciones territoriales obtenidas por el empleo de las armas.

Premio Nóbel

La importante mediación del canciller Saavedra Lamas y su abnegada intervención, le valieron el Premio Nóbel de la Paz en 1936, convirtiéndose en el primer ciudadano en recibir esa distinción en Latinoamérica.

La propuesta de Saavedra Lamas denominada Declaración del 3 de Agosto, aceptada por ambas naciones y apoyada por Argentina, Brasil, Estados Unidos, Perú y Uruguay, logró la paz definitiva. En la oportunidad, en plena firma del Protocolo entre Paraguay y Bolivia, el 12 de junio de 1935, (el pacto se firmó en la Casa de Gobierno) nuestro canciller pronunció un discurso memorable en el que dijo, entre otras cosas: “Cuando los beligerantes estaban en el fragor del combate tomó la Cancillería argentina la iniciativa de decirles: vuestras violencias no modifican vuestros derechos. Fue (ésta) la declaración del 3 de agosto, que iniciamos obteniendo la adhesión de diecinueve naciones de América. Pero dijimos algo más; dijimos: queremos que ésta sea la última guerra, y fue por ello y para ello que estructuramos y proyectamos el pacto antibélico, que una vez ratificado y aceptado como está, por todos los pueblos de América, hará imposible otra guerra”. Y el 21 de enero del año siguiente, mientras se protocolizaba el acta de la Conferencia de Paz, volvió a expresar Saavedra Lamas en Río de Janeiro: “Cuando se inauguró en esta misma sala la Conferencia de Paz dije que aspirábamos a que la guerra que terminaba fuera la última de América, que no fuera como todas las otras, destructora sino creadora de principios y derechos, y estamos velando y hemos de velar hasta el fin por el cumplimiento de esos postulados”.

Saavedra Lamas recibió el premio en el Towen Hall de Oslo (recordemos que es el único Nóbel que se entrega en Noruega) el 10 de diciembre de 1936.

Su trayectoria pública

A Saavedra Lamas se deben, entre otras, cosas el pacto antibélico que lleva su nombre. El mismo año en que obtuvo su galardón, presidió la XI Conferencia Internacional del Trabajo celebrada en Ginebra y la XIII Asamblea de las Naciones Unidas donde pronunció una brillante alocución en la que manifestó, entre otras cosas, que consideraba a su nombramiento un homenaje a nuestro país, cuya conducta siempre había estado inspirada en su vocación de paz.

Entre 1941 y 1943 fue rector de la Universidad de Buenos Aires, tiempo después presidió la Academia de Derecho y Ciencias Sociales de la Nación y encabezó la Conferencia Internacional de Consolidación de la Paz, celebrada en Buenos Aires a instancias del presidente Franklin D. Roosvelt, que estuvo presente en el evento.

Sus últimos años

El Dr. Carlos Saavedra Lamas fue autor de numerosos trabajos de derecho internacional, siendo los más destacados El derecho de asilo, El doctor Luis María Drago, su obra internacional, Vida Internacional, Por la paz de las Américas, Los tratados de arbitraje, Economía colonial, Los valores de la Constitución, El régimen administrativo y financiero de la Universidad de Buenos Aires y Escuela Intermedia, todas ellas obras enjundiosas que dejan en relieve su elevada capacidad y su sapiencia jurídica.

A lo largo de su vida, recibió numerosos homenajes y distinciones, uno de los más significativos, el que le organizó la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales encabezado por su decano, el Dr. Agustín Matienzo, a poco de obtener el galardón internacional.

Carlos Saavedra Lamas falleció el 5 de mayo de 1959 en su domicilio de la Capital Federal, rodeado por el afecto de familiares y amigos. Sus restos fueron sepultados en el Cementerio de la Recoleta, junto a los de otros prohombres de la historia patria.

Hoy la plaza ubicada entre las calles Cárdenas, Laferrere y Carhué, lleva su nombre lo mismo algunas calles en Santa Fe, Bahía Blanca y localidades del Gran Buenos Aires. Sin embargo, en la ciudad que lo vio nacer no existe ninguna pese a que sí hubo iniciativa para bautizar a varias con los nombres de intrascendentes deportistas y cantantes populares.

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2010 de la Fundación Argentina del Mañana
diseño web:
::..