CRSR
CRSR
Busque en nuestros contenidos

Fatima

Visitas de la Imagen
de Nuestra Señora
de Fátima

La Virgen de Fátima en peregrinación
¿Ya llegó a su hogar? Muchas bendiciones de María Santísima están siendo obtenidas por los participantes de la Cruzada Reparadora del Santo Rosario que reciben en sus residencias la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima.
> Lea más

 
 

Virgen de Montserrat,
Patrona de Cataluña, España

La imagen de la Virgen de Montserrat, tallada en madera, es un buen ejemplo del arte románico. La estatua está sentada, mide 95 cm y es casi toda dorada, excepto la cara y las manos de la Virgen, y el Niño. Estas partes tienen un color entre negro y castaño, que se atribuye a las innumerables velas y lámparas encendidas ante la imagen, día y noche, por los peregrinos. Por esto la llaman “La Moreneta”

Cuenta la tradición que San Lucas en persona, utilizando las herramientas de la carpintería de San José, labró una preciosa talla de madera tomando como modelo a la mismísima Madre de Dios. Al parecer, esa imagen fue llevada a España por el apóstol Santiago para ser depositada en la ciudad de Barcelona, donde se la veneró por siglos, aún en los peores momentos de las persecuciones romanas.

Durante la invasión musulmana, un grupo de cristianos retiró la imagen de su ermita para esconderla en una cueva de la montaña de Montserrat y ahí permaneció olvidada hasta que en los primeros tiempos de la Reconquista se la descubrió milagrosamente dando inicio, por segunda vez, a su devoción.

Un santuario en las montañas
En el siglo IX, los pobladores de la región construyeron para ella una pequeña capilla que, con el paso de los años, dio origen al monasterio benedictino de Santa María de Montserrat, en la comarca de Bages, a 720 metros sobre el nivel del mar. Poco después comenzaron a llegar centenares de peregrinos así como también importantes donativos y limosnas que le permitieron al convento crecer de manera constante hasta transformarse en santuario.

La imagen morena
La talla, dorada y policromada, representa a Nuestra Señora sentada en un trono, con el Niño Jesús sobre sus rodillas sostenido por su mano izquierda en tanto en la derecha sujeta una esfera que representa al mundo. El Niño, que a su vez sostiene una piña, mantiene su diestra en alto, en acto de bendición y, como su Madre, se caracteriza por el color negro de su rostro debido, según los historiadores, al humo de las velas y los candelabros.

La devoción se expande
La antigua ermita fue cedida al monasterio de Santa María de Ripoll por Wilfredo el Velloso, héroe aragonés de la Reconquista que allí yace enterrado tras perecer en lucha contra los árabes durante la defensa de Barcelona.

Después que el abad Oliva fundara una orden de monjes junto al pequeño oratorio, la devoción por La Moreneta se difundió por otras comarcas siguiendo la ruta de los ejércitos aragoneses que la llevaron primero a Italia, después a Grecia y finalmente a Oriente. Y con la expansión española por el mundo, surgieron nuevas iglesias, conventos y poblaciones dedicadas a ella.

Patrona del Imperio
España convirtió a La Moreneta en la Virgen Imperial que patrocinaría todas sus empresas. Tales fueron los milagros que Nuestra Señora de Montserrat prodigó a los fieles que Alfonso X el Sabio le dedicó seis de sus Cantigas.

Santos y emperadores visitaron el monasterio para postrarse a sus pies, entre ellos San Ignacio de Loyola, San Pedro Nolasco, San Raimundo de Peñafort, San Luis Gonzaga, San Francisco de Borja, San Vicente Ferrer, San Antonio María Claret, San José de Calasanz, San Benito Labre, San Juan de Mata, el beato Diego de Cádiz, Alfonso el Sabio, Carlos I y Felipe II, los dos últimos en numerosas oportunidades. Felipe II mandó construir a la Virgen el magnífico retablo del altar mayor y su trono fue costeado por suscripción popular.

La Virgen requeté
Durante la Guerra Civil Española, soldados catalanes evadidos del territorio controlado por la República socialista constituyeron el Tercio de Requetés de Nuestra Señora de Montserrat, milicia carlista catalana que en Pamplona se unió al resto de aquellas fuerzas para combatir con bravura en Zaragoza, Jaca, Codo, el Valle del Tajo, Villalba de los Arcos y otros puntos de la península.

En 1881 el papa León XIII la coronó solemnemente declarándola patrona de todas las diócesis de Cataluña y fijó su festividad el 27 de abril, trasladándola del 8 de septiembre en que se la solía conmemorar.

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2010 de la Fundación Argentina del Mañana
diseño web:
::..