CRSR
CRSR
Busque en nuestros contenidos

Fatima

Visitas de la Imagen
de Nuestra Señora
de Fátima

La Virgen de Fátima en peregrinación
¿Ya llegó a su hogar? Muchas bendiciones de María Santísima están siendo obtenidas por los participantes de la Cruzada Reparadora del Santo Rosario que reciben en sus residencias la imagen peregrina de Nuestra Señora de Fátima.
> Lea más

 
 

en la tierra, fue llevada en cuerpo y alma a la gloria del cielo y enaltecida por Dios como Reina de todo lo creado. Así participa la Virgen de la Resurrección de Jesús y vive anticipadamente lo que vamos a vivir todos los cristianos: alabar a Dios en su gloria con cuerpo y alma.

Distintas advocaciones
Los hijos de la Iglesia veneramos a María, la única madre de Jesús, con muchos apelativos distintos: Ntra. Sra. de Luján, de Lourdes, de Fátima, Sra. de la Dulce Espera, del Perpetuo Socorro, del Milagro, del Rosario, la que desata los nudos, etc. Siempre es la única Virgen María, que vestida de formas distintas según las costumbres de diferentes pueblos o culturas es representada así en cuadros o imágenes.

Nuestra Señora que desata los nudos
Al contemplar el cuadro, lo primero que vemos es a María Santísima, la Inmaculada Concepción: ella está entre el cielo y la tierra como el nuevo comienzo, el gran signo de salvación. Desde la luminosidad
de Dios baja el Espíritu Santo sobre ella y la
circunda de luz.

Es la llena de gracia, por eso su cabeza está adornada con doce estrellas, dones de Dios. Con actitud segura pone su pie sobre la serpiente antigua, la que representa al pecado.

Uno de los ángeles le alcanza una cinta con nudos grandes y pequeños, separados y amontonados. La cinta representa nuestra vida, los nudos al pecado original con todas sus consecuencias: nudos de la vida personal, de la vida familiar... También los nudos representan nuestros propios pecados, pecados que producen siempre nuevos nudos. La gracia de Dios no puede fluir por la cinta de nuestra vida, pero la Virgen con sus manos bondadosas va soltando un nudo tras otro. La cinta resbala, reflejando la luz de la misericordia divina, hacia el otro ángel, el cual la muestra a quien reza confiadamente y se siente escuchando, como diciendo: “mira lo que la Madre de Jesús, por medio de su oración a Dios pudo hacer”.

La escena de abajo es un grupo de viajeros en medio de la oscuridad hacia una iglesia que está sobre una cima: un ángel y un hombre, entre ellos un perro. Se refiere posiblemente al joven Tobías conducido por el Arcángel San Rafael hacia Sara, su esposa (cf. Tobías 6, 13). Pero podemos interpretarla con la libertad de la alegoría: la mediación de María nos ayuda a aceptar en la vida la gracia de Dios (representada por el ángel) y así encaminados siempre hacia la Iglesia del Cielo, donde nos espera la felicidad del encuentro con Dios y con nuestros hermanos.

Esta advocación es así una clara escenificación del título de María Mediadora de todas las gracias. Ella distribuye los bienes que una vez adquirió: por ello en Salud de los enfermos, Refugio de los pecadores, Consuelo de los afligidos, Auxiliadora de los Cristianos, Madre del buen consejo. Así con su oración poderosa ante el Padre de la misericordia desata los nudos difíciles de nuestra vida cotidiana.

 

Pbro. Alejandro G. Russo
Santuario de Nuestra Señora que desata los nudos
En la parroquia San José del Talar,
8 de febrero de 2004

Los contenidos son marca registrada © 1991 - 2010 de la Fundación Argentina del Mañana
diseño web:
::..